sábado, 26 de julio de 2014

Parque Natural de Monfragüe

3ª etapa


El día prometía ser entretenido pues habíamos pasado la noche oyendo el canto aflautado y monótono de los autillos y los chillidos de algunas lechuzas que, al amanecer fueron dando paso a los cantos de otras aves diurnas como las oropéndolas y los mirlos. No habíamos abierto aún los ojos y ya habíamos visto cuatro especies de aves.

Aunque era muy temprano pensamos que las carreteras ya estarían puestas, así que emprendimos viaje hacia el Parque Natural de Monfragüe. En pocos minutos llegamos a un precioso paraje donde las aguas del Tajo se encuentran flanqueadas por grandes roquedos. Es el Salto del Gitano, donde una multitud de buitres leonados y otras especies de aves encuentran un lugar para anidar.

Cigüeña Negra

Montamos el telescopio y pudimos barrer palmo a palmo los profundos acantilados. Sobre todo había nidos de buitres, pero entre ellos encontramos un par de nidos de cigüeña negra cuyas crías reclamaban insistentemente la atención de sus progenitores. Uno de los nidos se encontraba bastante cerca del nivel del agua del Tajo.

Cigüeña Negra
Cigüeña Negra

Además de buitres leonados, vimos también otras rapaces como buitres negros, cernícalos, halcones y otras especies rupícolas como aviones roqueros, golondrinas dáuricas y roqueros solitarios, que se mostraban muy confiados y se posaban sobre las rocas más próximas a nosotros.

Buitre Negro
Buitres Negros
Roquero Solitario
Roquero Solitario
Golondrina Dáurica

Luego nos fuimos al mirador de la Tajadilla. Nos habían comentado que todos los años anidaba allí una pareja de alimoches, sin embargo, parece que este año han hecho kale. Sí que vimos algún alimoche volando y bastantes rabilargos ibéricos que se desplazaban de árbol en árbol oteando los alrededores en busca de algún resto de comida que hubieran dejado los visitantes a su paso por el mirador. Algunos de ellos se acercaban descaradamente a la zona del merendero.

Rabilargo

De allí nos fuimos al mirador del Tiétar donde nos habían hablado de un nido de búho real y otro de águila imperial. No vimos ninguno de los nidos de los que nos hablaron, pero sí vimos el águila imperial. Alguien dio la voz de alerta y todos los prismáticos y cámaras fotográficas apuntaron al cielo. Allí estaba, majestuosa, mostrando su poderío frente a un buitre leonado que se cruzó en su camino. Le bastó una embestida, con picotazo incluido, para que el buitre se batiese en retirada. Luego, después de un planeo prolongado, recogió casi totalmente sus alas adoptando una forma aerodinámica que la transportó a toda velocidad muy lejos, hasta que la perdimos de vista. 

Águila Imperial Ibérica
Águila Imperial Ibérica

Barrimos con los prismáticos los acantilados y, aunque no localizamos el nido del búho real, vimos un par de crías que ya habían abandonado el nido y se movían entre las ramas de unas encinas en una zona muy escarpada. 

A lo largo del recorrido nos fuimos parando en distintos puntos en los que pudimos observar una curruca mirlona joven, collalbas rubias, cogujadas montesinas y alcaudones comunes.

Curruca Mirlona Occidental joven
Cogujada Montesina
Cogujada Montesina
Collalba Rubia
Alcaudón Común

Días de Intenso Pajareo en junio:
1ª etapa. Laguna de La Nava y Tierra de Campos.
2ª etapa. Recorriendo la Sierra de Gredos.
3ª etapa. Parque Natural de Monfragüe.
4ª etapa. Llanos de Cáceres.
5ª etapa. La Serena.
6ª etapa. Arribes del Duero.